Cóctel

Porque las mejores historias nunca empiezan comiendo una ensalada